¿La música puede afectar tu conducta humana?

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

puede_la_musica_afectar_la_conducta_humana

La música está en todas partes, en el aire, en el espacio, en el agua, todo el tiempo estamos rodeados de inmensas melodías y sonidos; algunos percibimos mejor y algunos no. Pero, ¿No te has preguntado si la música tiene el poder para poder cambiar la conducta de un ser viviente?. A lo largo de este artículo iremos analizando todo ello.
Antes que nada tenemos que partir de un punto principal definiendo algunos conceptos de suma importancia.

¿Que es el sonido?

Partiendo desde la perspectiva de la física, es un fenómeno que involucra la propagación de ondas mecánicas (estas pueden ser audibles o no), generalmente a través de un fluido u otro medio elástico que está generando el movimiento vibratorio de un cuerpo. En pocas palabras, para que haya sonido, se necesitan diversos elementos en favor: el aire, la presión y algún fluido o sólido.

Una vez teniendo en cuenta esto, pensemos un poco en cómo está interconectado nuestro aparato auditivo. Veámos el siguiente diagrama de nuestro oído

No abordaremos temas específicos de la biología humana, pero es importante señalar que todas estas partes se que se conectan entre sí y estas a su vez tienen una comunicación directa con el cerebro humano.

El sonido audible que conocemos consiste en ondas sonoras y acústicas que se producen cuando las oscilaciones (variación, perturbación o fluctuación) de la presión del aire, son convertidas en ondas mecánicas en el ódio humano y estas a su vez percibidas por el cerebro.

El oído es un analizador de ondas sonoras. Cuando se produce un sonido, entra por el canal auditivo, que tiende a amplificar las frecuencias altas (los sonidos agudos). El tímpano vibra y estas vibraciones se comunican a la cóclea, órgano en forma de tubo enrollado donde se alojan las células ciliares. Estas células son como varillas muy delgadas de distintos tamaños. Las más cortas resuenan con las componentes agudas del sonido, las más largas responden a las notas graves, de frecuencias más bajas.

La cóclea, con ayuda de las células ciliares y la membrana basilar, separa el sonido en señales distintas para cada intervalo de frecuencias. Estas señales se transmiten a un haz de fibras nerviosas conocido como nervio auditivo, que las lleva al cerebro como si viajaran por cables separados. La primera parada en el cerebro es el tálamo, estructura situada en el centro del órgano y que retransmite la señal a la corteza auditiva primaria. Ésta identifica la frecuencia y la intensidad (la nota y el volumen, digamos) del tono que se escucha. Las cortezas auditivas —primaria, secundaria y terciaria— se localizan a ambos lados del cerebro, en una región llamada surco lateral, o cisura de Silvio.

Pero identificar la nota y el volumen de los sonidos que van llegando no basta para reconocerlos como música. Para eso está la corteza secundaria, que analiza información acerca de la armonía (la relación de las notas que suenan al mismo tiempo), la melodía (la relación de las notas en su sucesión temporal) y el ritmo (el patrón de notas acentuadas y notas débiles). Ahora sólo falta integrar toda esa información. De eso se encarga la corteza terciaria, y de allí la señal pasa a otros departamentos cerebrales.

Entonces ahora ya sabemos de dónde viene el sonido y como nuestro oído lo procesa. Pero esperen, aún no llegamos a la parte que concierne a este artículo. El sonido por sí solo no tendría ningún sentido para lo cual vayamos a la siguiente parte de nuestro artículo, la música

¿Que es la música?

Visto desde un punto teórico, la música es el conjunto de armonías, ritmos y silencios que en conjunto generan un sonido agradable al oído humano. La música se rige por tres reglas: Armonía, melodía y ritmo.

Hasta el día de hoy, la música ha sido una parte importante de la vida del ser humano sin embargo pocos nos hemos preocupado por analizar porque es tan importante. Desde tiempos ancestrales el humano se ha dado la tarea de crear instrumentos que generen sonidos con un propósito, solo por mencionar que los hebreos hacían uso de un instrumento llamado shofar creado a partir del cuerno de un animal puro y lo usaban para sus fiestas solemnes

Hemos visto la transición musical a través del tiempo, la diversidad de géneros, todos enfocados a un público en específico. La música pueda absolutamente controlar las emociones y el estado de ánimo de una persona, la puede volver más hiperactiva o la puede dormir, puede tener la capacidad de concentrar a una persona en una tarea o la puede volver bailarín(a), pero todo esto ¿porque surge?.

Como ya habíamos mencionado, nuestro sistema auditivo y el cerebro son los que hacen la mayor parte del trabajo, principalmente el cerebro que es el encargado de procesar toda esa información que el oído le transmite. Científicos del antaño como lo es Einstein, tenía como pasatiempo aprender música, si bien no podían contar con música grabada en un CD o un archivo MP3, sin embargo podrían presenciar conciertos acústicos e inspirarse para poder seguir con sus investigaciones. La conducta humana tiene muchas variables, no solo es un factor la música sino también el tipo de personas con que te relacionas, los libros que lees, el tipo de educación que recibes, y muchos más pero sin duda alguna, la música juega un papel importante y destacable.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.