México: La Tercera Raíz

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Artículo

Por Ricardo Alberto Calleja / 24 Mayo 2017  @RicardoAcalleja

Cuando Yuritzi Cortez estudiaba la primaria, en su salón de clases le decían “la negrita”, la “morena”.  El maestro no le brindaba alguna ayuda, ya que,  a su temprana edad, ella no entendía por qué la llamaban así. En los libros de texto “gratuitos” no aparecía – y sigue sin aparecer-  la historia de su origen: los afromexicanos.

Los afromexicanos, descienden de los esclavos africanos que trajeron a la Nueva España durante la época de la Colonia, procedentes de Ghana, Gabón, Costa de Marfil, Senegal, Gambia, Nigeria, El Congo y Angola. En ese entonces, se estima que fueron alrededor de 300 mil personas.

“Ese triste mirar, me dice todo lo que has vivido, ese triste mirar  me dice todo lo que has sufrido (…) cuando te en pasar, te discriminan por ser morena”, canta Marina Guerrero Salinas, originaria de Tierra Colorada. Con su composición “Ese triste mirar”, Marina, expresa su sentir ante las injusticias que día a día los afromexicanos sufren al transitar por las avenidas de sus pueblos o ciudades.

¿Por qué discriminar, por qué insultar a una población que le dado tanta riqueza cultural a México? La Danza de los diablos, baile que se remonta a los días de las haciendas coloniales; los afromexicanos le han agregado instrumentos como la quijada, extraído de un maxilar seco de un “burro”, el tambor de fricción que, junto con un palo crean un sonido de bramido. Esta danza la podemos apreciar el Día de Muertos.  Los danzantes usan una máscara de diablo, quiénes a su vez, son liderados por “El Pancho”, el capataz.

Según el INEGI, en México habitan 1.4 millones de afromexicanos. Lo cierto de esas cifras es que miles de mexicanos prefieren ocultar su descendencia africana, debido a la discriminación que, por décadas, hemos venido sufriendo, tanto por el gobierno, como por la misma sociedad.

La historia de la población negra, ha sido pisoteada, olvidada y peor aún: borrada de la historia.  Por años, diferentes organizaciones han luchado por lograr un reconocimiento oficial por el “Estado Mexicano”, sean reconocidos como la tercera raíz, ya que, sería la única manera de obtener los derechos que todo mexicano tiene, y que hasta hoy, los afromexicanos han vivido sin ser tomados en cuenta para diversos apoyos gubernamentales, como no tener acceso a servicios básicos de salud.

A pesar de eso, la población afromexicana sigue viviendo sin límites, sin importar lo que la gente y el gobierno piensen de ellos.

¡Nunca más un país sin afromexicanos!

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Comments

comments