Revolución

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Ojo que no pretendo que se me tome por homofóbico, pero tampoco voy a suavizar mis palabras con tal de ser mejor aceptado, dicho lo anterior, vamos al tema.
Con motivo del aniversario de unas redadas policiacas, que terminaron en resistencia civil, en bares enfocados a la clientela homosexual, ahora se hacen las llamadas “marchas del orgullo gay”, y en su momento fueron polémicas como lo son hoy en día, aunque si ponemos atención, algo cambió de manera radical en estas marchas, si ponemos atención nos damos cuenta que la esencia ya no es la misma… días pasados estaban cargados de propaganda respecto del evento, las redes sociales, la tele, el periódico, etc., y me vino a la mente una escena de una película española no muy conocida que se llama isi/disi, no voy a profundizar en la trama pero si voy a reproducir textual una línea:
Después que dos personajes se burlan de la música rock, dice el antagonista: “el rock es hijo de la revolución, un concepto que significó alguna vez, pero noslo cargamos, gente como yo decidimos que el mundo sería mejor así, y ¿saben cómo lo hicimos?”… ante la negativa de los primeros secuaces le dice a un tercero: Carvajal, cuéntales como se acaba con una revolución; a lo que Carvajal responde que convirtiéndola en una marca comercial, y el mismo antagonista complementa la opinión diciendo que como todas acabará pasando de moda…
La verdad es que siempre en las revoluciones alguien encuentra un nicho de mercado no explotado que bajo la premisa de publicitar la revolución, termina haciendo dinero y la revolución se extingue al final, por ejemplo estas marchas del orgullo que cualquier marca busca para promocionarse, ya sea un refresco envolviendo bailarines en sus etiquetas para hacer tablas rítmicas, hasta la última moda que consiste en una serie de televisión que explote el sentimentalismo y la estética para buscar en nosotros la empatía que nos enganche, claro que tampoco ayuda el hecho que la comunidad marche en pura ropa interior y se exhiban de las maneras más vulgares que se les va ocurriendo cada año, ojo que no digo que no deban tener derechos, solo digo que tanto el comportamiento como la vestimenta no son la manera de hacer petición alguna, pues si por ejemplo yo voy a la cámara de diputados a reclamar un derecho cualquiera, en solo ropa interior, voy a la cárcel por faltas a la moral, pero en su desfile las faltas a la moral dejan de ser un crimen por un momento, ahora en este momento realmente no culpo a los asistentes a la marcha de verdad, si no los que se benefician económicamente, pues son ellos los que se aprovechan del sentimiento más primitivo del ser humano, la necesidad de perpetuar la especie, buscando a los especímenes más agraciados físicamente para exhibir la marca, pero claro que en calzoncillos es más fácil captar la atención, es entonces que se busca que la marcha, igual que las películas, igual que la televisión, o la publicidad, todo tenga tendencias sexuales implícitas, realmente si ponemos atención en la marcha, ya no se exigen derechos, ahora solo se exhiben cuerpos, si de verdad se buscaran derechos, se convocaría a foros de discusión, de opinión, harían estudios científicos, acudirían con todo a las cámaras de diputados y cenadores buscando la promulgación de las leyes y los derechos, pero claramente eso no es rentable, pues ahora no hubiera tenido sentido la serie de televisión, nadie la vería, o tendrían que buscar una trama de telenovela que no tendría nada de novedosa y por tanto su triunfo en audiencias no estaría garantizado, porque la homosexualidad no sería tan controversial, le quitaría el morbo, la novedad, no vendería, porque hacer las cosas bien no vende.
La verdad que la mayor parte del texto es de mera inspiración, y si no menciono el nombre de la serie, el canal, el nombre de las marcas que se promocionan, es porque no necesitan más publicidad, comentarios y críticas son siempre bien recibidas, por su atención muchas gracias

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Comments

comments